EasyBlog

This is some blog description about this site

Las 10 ventajas del Coworking

Después de unos cuantos posts dedicados al coworking, tenemos ya muy claro cuáles son las ventajas principales de trabajar en un centro de coworking:

1. Espacio profesional a bajo precio. Es inevitable que esta sea la primera ventaja que se nos viene a la cabeza. Cuando eres un freelance o tienes una pequeña empresa con pocos empleados, tienes varias opciones: quedarte a trabajar en tu casa, alquilar un espacio o acudir a un centro de coworking. En el primer caso, el espacio no suele ser muy profesional, con los inconvenientes que ello acarrea; en el segundo, puedes llegar a disponer de un espacio profesional siempre y cuando destines recursos a la adecuación del mismo; y solo en el tercer caso te encontrarás con un espacio profesional desde el primer día sin tener que preocuparte de nada que tenga que ver con el mantenimiento del espacio. Y lo mejor de todo es una solución mucho más barata y flexible que alquilar una oficina.

2. Escalabilidad del espacio y de costes. En el caso de que dispongas de una startup o una pequeña empresa, te encontrarás con que un centro de coworking te ofrece, hasta cierto techo de crecimiento, una solución flexible si tu empresa va a ir creciendo en empleados o colaboradores. Así, podrás disponer de más o menos espacio, convirtiendo este coste, tradicionalmente fijo, en un coste variable en tu plan de negocio.

3. Flexibilidad. En los centros de coworking es posible adecuar el coste mensual del espacio  en base al tiempo que destinas a ser emprendedor. En los tiempos que corren, muchos de los emprendedores no pueden permitirse destinar el 100% de su tiempo a su proyecto y lo compaginan con otras actividades o trabajos por cuenta ajena; por eso no requieren una oficina a diario durante 8 horas. Los espacios de coworking suelen ofrecer en el 90% de los casos diferentes tarifas según el uso que vayas a dar al espacio: tarifas de media jornada, jornada completa, paquetes de horas semanales, con y sin sala de reuniones, e incluso horas sueltas en algunos casos.

4. Para gustos, los colores. Estamos asistiendo a un boom en la proliferación de estos espacios, sin embargo no todos son iguales. Los hay orientados a pequeñas empresas, a fomentar la creatividad, a dar apoyo al aspecto internacional del proyecto, del sector tecnológico, de andar por casa o de mayor solvencia… Lo que siempre se encuentra en todos ellos es una comunidad de coworkers con un fuerte espíritu de colaboración y ganas de trabajar de una manera diferente a como hasta ahora se ha venido trabajando, sobre todo en las grandes corporaciones.

5. Foco, mejor productividad y más disciplina. Trabajar desde casa es cómodo pero también es peligroso en el sentido de que no se separa la vida personal y profesional. Se trabaja mejor porque no hay distracciones como echar un ojo a las lentejas en el fuego o atender al fontanero mientras arregla la instalación del baño. Tampoco tienes que atender al mantenimiento de tu espacio de trabajo: Se acabó perder una mañana al teléfono esperando que el servicio técnico del ADSL te arregle la línea, hay otros que se ocupen de que encuentres un espacio en el que todo lo que tienes que hacer es trabajar. Además, se consigue un poco más de disciplina en cuanto a los horarios de trabajo, es más fácil lo de colgar el ordenador cuando sales del centro de coworking y no dedicarle más tiempo que el oportuno.

6. Imagen. Recibe a tus clientes y proveedores en un espacio adecuado y acondicionado. Con un aspecto profesional.

7. Compartir proyectos para enriquecerlos y poder llevarlos a cabo. Probablemente, esta es la ventaja más intrínsecamente propia e importante del coworking. Hasta ahora el emprendedor ha tenido o pudor o recelo en compartir sus ideas. En los centros de coworking se fomenta erradicar esos prejuicios que no son más que hándicaps al desarrollo profesional. Compartiendo tus proyectos conseguirás enriquecerlos gracias a las aportaciones del resto de coworkers. Ningún profesional es igual que otro y por eso la perspectiva que el resto de compañeros pueda ofrecerte será mucho más valiosa de lo que tú solo podrías haber madurado por tu cuenta. Además, por lo general, los emprendedores suelen estar especializados en  su área de negocio, pero para llevar a cabo un proyecto completo, hay que abarcar todos los palos y saber de diseño e imagen corporativa, plan de negocio, área legal aplicable, administración, etc. En una comunidad de coworkers, encontrarás profesionales de todas las áreas que podrán hacer aportaciones complementarias a tu proyecto… y quién sabe si incluso llegues a encontrar socios para llevarlas a cabo.

8. Acceso a proyectos y clientes de manera cooperativa. En los centros de coworking no solo estarás al día de un mayor número de oportunidades, sino que además podrás montar equipos puntuales junto a los compañeros de coworking para poder atender una demanda concreta y puntual en un proyecto.

9. Vencer el aislacionismo. De nuevo un peligro más del trabajar desde casa: el aislacionismo o cómo ser un anacoreta en pijama. El intercambio con otros profesionales es muy recomendable para la motivación y evita la apatía; mejora además tu conocimiento de las tendencias del mercado y da acceso a conocimientos que tú solo nunca habrías obtenido.

10. Mantenerte al día.  Esta última ventaja va de la mano del punto anterior. Aparte ya de convertirte en mejor profesional gracias al intercambio de información y conocimientos con la comunidad de coworkers, en la mayoría de los centros de coworking encontrarás una propuesta mensual muy interesante de cursos y actividades. Los hay más orientados al enriquecimiento personal (clases de yoga, cocina, etc.) y los hay que fomentan el desarrollo profesional (uso de herramientas que ayudan a la productividad del emprendedor, de conocimiento legal y administrativo, coaching para el emprendedor, jornadas de intercambio con entidades externas, etc.).

 

Publicado el 17 de junio del 2013 en https://www.lancetalent.com/blog/las-10-ventajas-del-coworking/

Continue reading
  23 Hits
  0 Comments
23 Hits
0 Comments

10 Hábitos de emprendedores - felices y exitosos

Continue reading
  108 Hits
  0 Comments
Tags:
108 Hits
0 Comments

IDEAS DE NEGOCIO PARA EMPRENDER CON POCO DINERO

 

IDEAS DE NEGOCIO PARA EMPRENDER CON POCO DINERO

 

El emprendimiento es clave para el fortalecimiento de la economía de un país. En México abrir un negocio propio es prácticamente el sueño de todos los mexicanos. A la mayoría de nosotros nos gustaría dirigir nuestra propia empresa, ser nuestro propio jefe y, sobre todo, ampliar por esta vía nuestros ingresos. Las Pymes aportan con un 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y generan más del 70% de los puestos de trabajo.

Estas cifras demuestran que ya se han creado los cimientos de una cultura emprendedora. Sin embargo, no todas las personas cuentan con el valor que se requiere para poder emprender, ejecutar y lograr el tan anhelado sueño de desarrollar una compañía. Por esto, no hay que tener miedo a comenzar un nuevo negocio o pensar que para esto se necesita mucho dinero. 

La gente suele pensar que únicamente con capital se puede abrir una empresa, cosa que en parte es importante, pero no tener dinero no significa que definitivamente estemos inhabilitados de la posibilidad abrir una compañía. Al contrario, el 89% de quienes comienzan un emprendimiento en México lo hacen con poco capital propio y solo un 3% obtiene financiamiento formal.

El giro que elijas para tu negocio debes de conocerlo, esto con el objetivo de que te manejes mucho mejor en el ramo y sepas como dirigirte en él para tener éxito.

Además, mientras más conozcas el sector en el que te encuentres, mejor uso darás al dinero que tienes destinado para impulsar tu empresa, evitando hacer gastos innecesarios que podrían terminar por afectarte.

Existen muchos tipos de negocios en los que se puede iniciar uno con bajo presupuesto. La clave es identificar una necesidad o un problema no resuelto con el cual se tenga afinidad, como, por ejemplo:

  • Servicios de alimentación. Solo se necesita una cocina y los ingredientes para comenzar a preparar almuerzos para quienes no pueden cocinar, tienen necesidades alimenticias especiales (sin gluten, sin azúcar, entre otros), o bien, simplemente quieren salir de la rutina diaria de su cocina.
  • Pasear perros. En sectores urbanos este servicio es una buena fuente de ingresos que casi no requiere de inversión inicial, solo capacidad de organización y autopromoción. Además, se puede complementar con servicios de peluquería o cuidado durante las vacaciones.
  • Babysitter ó Niñeras. Al igual que la idea anterior, es ideal para zonas donde las personas tienen largas jornadas de trabajo y necesitan ayuda con el cuidado de sus hijos. En este caso es útil tener referencias y, una forma de comenzar es cuidando niños de familias conocidas, amigos, vecinos y desde allí expandirse.
  • Representante de ventas. Puede ser de alguna empresa de venta por catálogo. Este tipo de negocio es ideal para quienes ya tienen más desarrolladas sus habilidades para socializar y poder de convencimiento y simplemente quieren comenzar a vender. 
  • Fotógrafo freelance (independiente). Quienes tienen una cámara y saben cómo usarla, pueden comenzar este negocio desde casa, fotografiando productos u otros elementos para ellos tener una base de imágenes, en eventos sociales, o bien, recorriendo las calles y buscando material para agencias de noticias locales.
  • Para quienes aman las redes sociales, una buena forma de emprender es proveer servicios de Community Manager.  La idea es buscar empresas que estén en crecimiento y solo requieran estos servicios a tiempo parcial. Para esto, solo se necesita una computadora y ganas de trabajar. 

Una vez que se ha encontrado una idea factible de llevar a cabo, estos 5 pasos son fundamentales para comenzar a emprender con poco presupuesto:

  1. Plan de negocios. Consiste en fijar objetivos y establecer metas. Será de gran ayuda al momento de evaluar los costos operacionales y reducirlos al máximo, evitando dar pasos en falso y hacer gastos innecesarios.
  2. Obtener los permisos necesarios para comenzar a funcionar formalmente.
  3. Adquirir las herramientas, insumos y mercadería necesaria para la producción y venta.
  4. Crear un nombre y en torno a él, una marca. Esto es clave para darle carácter al producto o servicio que se está ofreciendo. A partir de allí, se puede comenzar a construir presencia online, ya sea mediante una página web o redes sociales.
  5. Conseguir el equipamiento y las instalaciones. Lo ideal es comenzar de a poco, si se puede sin personal extra y sin un espacio físico costoso. Este se puede sustituir por una oficina virtual sin perder calidad del servicio e imagen que se quiere proyectar.

Gracias a las herramientas tecnológicas que existen hoy en día, es posible capacitarse en internet, tener una oficina virtual y expandirse incluso más allá de las fronteras nacionales sin gastar grandes sumas de dinero.  Las sociedades que tienen una cultura emprendedora no se caracterizan tanto por los grandes capitales que poseen sus emprendedores, sino más bien por la pasión y el arrojo con que se dedican a su trabajo. 

 

                     

 

Continue reading
  1558 Hits
  0 Comments
1558 Hits
0 Comments